Edición Especial No. 5-2003
Salus cum propositum vitae

LAS RUTAS DE LA DESNUTRICIÓN: EL CASO DE LOS NIÑOS JORNALEROS AGRÍCOLAS MIGRANTES EN EL NOROESTE DE MÉXICO

Dra. Maria Isabel Ortega Vélez. Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, A.C. Coordinación de Nutrición. Tel. (662) 289-24-00 Ext. 295. Fax. (662) 280-00-55. Correo e: iortega@cascabel.ciad.mx

Introducción Este trabajo analiza cómo el proceso de migración y las características del medio ambiente definen el comportamiento nutricional y consecuentemente el perfil epidemiológico de los niños en fases diferentes del proceso de migración. Metodología. El estado de nutrición de niños se evaluó utilizando los estándares de referencia de la OMS a través del puntaje Z. Para los adolescentes se utilizó el valor percentilar del Índice de Masa Corporal (IMC). La evaluación dietaria consistió en la aplicación de dos recordatorios no consecutivos de 24 h. Resultados. El indicador Talla para la Edad (T/E) mostró valores promedio menores (p=.014) en niños migrantes (-1.92±1.07) que en asentados (-1.64±1.08). El grupo de adolescentes (11-17.9 años) no mostró cambios significativos durante su estancia en los campos. Sin embargo, adolescentes con edades entre 11 y 13 años mostraron un IMC significativamente menor (p=0.03) al llegar a los campos (18.14±1.5) que al final de su estancia en ellos (18.8±1.35). No se encontraron diferencias (p>.05) en el IMC promedio entre adolescentes migrantes con sus similares asentados en la región. Los consumos de energía entre migrantes y asentados no mostraron diferencias (p>.05), sin embargo los consumos de micronutrimentos presentaron adecuaciones menores en migrantes para cada grupo. Discusión: Un porcentaje considerable de niños migrantes (84.5%) y asentados (76.9%) en los campos agrícolas estudiados presenta algún grado de desnutrición según el indicador de T/E. El estudio muestra que los niños jornaleros mantienen, en general, un estado de nutrición similar a aquel con el que llegan de sus comunidades de origen, con una tendencia a la recuperación en peso durante la estancia en los campos agrícolas. Se presume que esta recuperación, sin embargo, es incompleta, ya que el período de estancia en los campos no es suficiente y la movilidad es constante. Esta suposición se apoya en la evidencia que presentan los datos de estado de nutrición de los niños migrantes con respecto a los niños asentados (hijos de migrantes que nacieron en Sonora o que sus padres tienen más de 4 años de residir en Sonora). De acuerdo a los datos de distribución en la clasificación de puntaje z, los niños preescolares y escolares asentados presentan distribuciones de desnutrición en talla para la edad y peso para la edad, menores significativamente que los niños migrantes. En cuanto al consumo de alimentos de la población de jornaleros migrantes y asentados, se puede decir que las dietas son principalmente pobres en micro-nutrimentos, lo que refleja la insuficiencia en el consumo de alimentos aportadores de ellos como frutas y hortalizas. La escasa diversidad de la dieta resulta entonces en dicha insuficiencia y por lo tanto la presencia de componentes con posible acción antioxidante o protectores es muy limitada para esta población. Los niños asentados presentaron consumos de energía mayores que los niños migrantes, lo que se refleja en las diferencias en los indicadores nutricios. El bajo consumo de micro-nutrimentos muestra también un consumo total inadecuado de alimentos. Cuando se analizaron los aportadores principales de energía en la dieta de los jornaleros, se encontró como principal aportador al refresco embotellado, lo que adiciona evidencia sobre una baja calidad de las dietas jornaleras. Además, el refresco representa un gasto adicional por consumo de energía que no contribuye con otros nutrimentos. En el estudio parasitológico los resultados obtenidos muestran que la presencia de parasitosis intestinales tanto en el grupo de jornaleros asentados como en el grupo migrante, es muy alta. En el análisis se observa como la población de jornaleros agrícolas migrantes enfrenta una situación de mayor riesgo nutricio y de salud que otros grupos. Esto, dadas sus características de pobreza, indigenismo, presencia de grupos vulnerables así como las condiciones en las que viven y se desarrollan las familias.

REFERENCIAS

1. Gibson RS. Principles of Nutritional Assessment. New York, Ed Oxford University Press, 1990.

2. INNSZ. Instituto Nacional de la Nutrición Salvador Zubirán. Subdirección de nutrición experimental y ciencia de los alimentos. Tablas de composición de alimentos. Edición de aniversario, México, 1980; 1-248.

3. Kaufer-Horwitz M, Casanueva E, Pérez Lazaur AB, arroyo P. Nutriología Médica. Ed. Médica Panamericana S.A de C.V., ).1995.

4. National Center for Health Statistics (NCHS). 1994. Consensus workshop on dietary assessment: nutrition monitoring and tracking the year 2000 objetives. U.S. Departament of Health and Human Services. Hyattsville, Maryland. Pp. 5-17

5. Onis M, Dasguta P, Saha S, Sengupta D y Blösner M. The Natal Center For Health Statistics reference and the growth of Indian adolescent boys. Am J Clin Nutr 2001; 74:248-53.

6. RDA. Recomended Dietary Allowances. Subcomittee on the Tenth Edition of the RDAs. Food and Nutrition Board. Commission on Life Sciences. National Research Council. Natioonal Academy Press. 10 Edition. Washington. D.C. 1989

7. Rivera Dommarco J, Shamah Levy T, Villalpando Hernández S, González de Cossio T, Hernández Prado B, Sepúlveda J. Encuesta Nacional de Nutrición 1999. Estado nutricio de niños y mujeres en México. Cuernavaca Morelos, México: Instituto Nacional de Salud Pública, 2001.

8. USDA. United States Department of Agriculture. Nutritive Value of Foods. Human Nutrition Information Service. Home and Garden Bulletin Number 72. U.S. Government Printing Office, Washington DC. 1988; 1-72

9. WHO. Physical status: the use and interpretation of anthropometry. Report of a WHO Expert Committee. World Health Organ Tech Rep Ser 1995; 854.


 



Revista de la Facultad de Salud Pública y Nutrición
Ave. Dr. Eduardo Aguirrre Pequeño y Yuriria ,
Col Mitras Centro, Monterrey, N.L. México 64460
Tels. (8)348-4354, 348-6080, 348-6447
respyn@uanl.mx